305. Ah, mi país

Poema #305

Ah, mi país

Ah, mi país, qué pródigo con tus muertos
y qué rencor con quienes viven
Ah, mi país, cómo regalas coronas fúnebres
a los hundidos en las sombra
y en cambio tantas estrellas mezquinas
a quienes respiran todavía sobre tierra
Si tienes un lirio y un clavel
ponlos frente a los ojos
de quienes ven la luz mostrar su fuente
y pueden sorbo a sorbo probar el agua
de la gracia del mundo y sus germinaciones.
Ah, mi país, con nosotros abstente
de graves elegías por el amor que regalamos
sin causa de gloria y sin fin ni esperanzas
de vana inmortalidad
Guárdate tus halagos y danos una señas
de que los latidos que nos animan
no son piedras de estatua.

Víctor Valera Mora

Poeta y sociólogo egresado de la Universidad Central de Venezuela. Nació en Valera en el año 1935 y murió en Caracas en 1984. Fue miembro fundador de la Pandilla de Lautréamont. En su obra poética hay textos políticos, amorosos, en su mayoría contestatarios, revolucionarios. Fue preso político del gobierno de Marcos Pérez Jiménez entre los años 1953 y 1958. En el año 1980 ganó el Premio CONAC de poesía.

Perspectivas. Todo depende del modo de mirar, del lugar que situamos nuestra razón y convicción. Mi país, ese que recuerda, acostumbrado a rendir homenaje y a vivir del pasado. Hoy, los ánimos se despiertan y todo es una movilización. Ya no más elegías para los que aún seguimos de pie, necesitamos demostrar(nos) “que los latidos que nos animan no son piedras de estatua.”

@LauraAlessR

Anuncios

304. La mala suerte

Poema #304.

La mala suerte.

 

¡Para alzar una carga tan pesada

se requiere el valor que tuvo Sísifo!

Aunque se ponga el alma en trabajar,

el Arte es largo y nuestro tiempo corto.

 

Lejos de sepulturas afamadas,

iré hacia un camposanto solitario;

mi corazón, como un tambor de luto,

redoblando con fúnebres fanfarrias.

 

Muchas joyas están bajo la tierra

en medio de tinieblas y de olvido,

donde no llegan sondas ni azadones.

 

Muchas flores despiden sin quererlo

su perfume más dulce y más arcano

envueltas en profundas soledades.

 

Charles Baudelaire.

Poeta, crítico de arte y traductor francés (1821-1867), exponente del simbolismo, quien rompió con las formas poéticas clásicas compartiendo opiniones sobre la modernidad, el arte, la cultura y la poesía. Sus “Flores del mal”, a las que pertenece este poema, fueron perseguidas y mutiladas por la ley, buena parte de la sociedad de la época lo excluyó y quedó para la historia como un “poeta maldito”.

La mala suerte que proclamó fue casi una profecía de su vida y su funeral. Un perfume dulce y arcano despidió su escritura en su profunda soledad, y sus flores del mal se han mantenido a través de los años, adquiriendo importancia y reconocimiento. Cierto es que el arte es largo y la vida corta, que nos parecemos mucho a Sísífo, quien debe empujar la piedra sin cesar hasta la cima para verla caer y empezar de nuevo. ¡Vaya valor necesitamos para no perder el ímpetu! Y seguimos trabajando, aunque se nos acalambre el alma y nuestro esfuerzo sea minúsculo ante la infinitud del arte.

@SaetasdeLuis

 

303. El reposo del fuego

Poema #303

El reposo del fuego
(Don de Heráclito)

Pero el agua recorre los cristales
musgosamente:
ignora que se altera,
lejos del sueño, todo lo existente.
Y el reposo del fuego es tomar forma
con su pleno poder de transformarse.
Fuego del aire y soledad del fuego
al incendiar el aire que es de fuego.
Fuego es el mundo que se extingue y prende
para durar (fue siempre) eternamente.
Las cosas hoy dispersas se reúnen
y las que están más próximas se alejan:
Soy y no soy aquel que te ha esperado
en el parque desierto una mañana
junto al río irrepetible en donde entraba
(y no lo hará jamás, nunca dos veces)
la luz de octubre rota en la espesura.
Y fue el olor del mar: una paloma,
como un arco de sal,
ardió en el aire.
No estabas, no estarás
pero el oleaje
de una espuma remota confluía
sobre mis actos y entre mis palabras
(únicas nunca ajenas, nunca mías):
El mar que es agua pura ante los peces
jamás ha de saciar la sed humana.

José Emilio Pacheco

Escritor mexicano, perteneciente a la llamada “generación de los años 50″. Nació en 1939 en Ciudad de México. Ha obtenido importantes galardones a lo largo de su vida, entre ellos el Premio Nacional de Poesía, el Premio Nacional de Periodismo Literario y el Premio Octavio Paz. Ya varios de sus poemas publicados en Trazos de la memoria.

Hablar del fuego ante su opuesto es amor, espera y encuentro. Él reposa pero vive en su sustancia la explosión, el impulso. Los cambios del fuego son rápidos, sin embargo, necesita tiempo para tomar forma. Fuego que arde y se extingue, eternamente. Fuego en cambio ante la mar, que habla con palabras prestadas. Ser y dejar de ser, ante la inmensidad nada en suficiente.

@LauraAlessR

302. Los nombres del agua

Poema #302.

Los nombres del agua.

 

Señora, la lluvia

es una palabra demasiado hermosa.

¿Piensa acaso que su gris pluvioso basta

para evocar lo que usted, con sus versos, no acierta?

 

No respondía: “la lluvia es más bien un estado de ánimo.

Digo lluvia, y oigo baladas,

la isla de Mallorca desgranándose

en el pianito de Chopin tosiendo.

 

Oh siempre llueve sobre la villa francesa

como llueve sobre su corazón, en el poema”.

Plagia, Señora, a la naturaleza primero,

luego al are. La lluvia, no sus versos, es la bella.

 

¿No ha ensayado otros nombres? Por ejemplo, chubasco.

Menos dentro de un lienzo impresionista: algo

que suena más real, de menos pretensiones.

Chubasco es algo alegremente próximo.

 

¿Se disgusta? Llovizna entonces: es como una fina

lámina, transparente como el velo de una niña.

Tiene un poco de bruma, más ligera.

Se alza, y enseguida se ve mejor la tarde.

 

O aguacero, cubano, hecho de nada y prisa.

Irrumpe, alegre y hondo, saca su olor al borde

de la calle. Limpia, y cesa de súbito

igual que entró. ¡Qué gusto su visita!

 

Luego está el chaparrón. ¿Qué, grosero, interrumpe

a la madre que vuelve cansada del trabajo

retardando el regreso? ¿Pero y los chiquillos

que se empapan, que juegan? Chaparrón es delicia.

 

En fin, me rindo. Lluvia: es un clásico.

Esa sonoridad no la mejora nadie. Y luego es un problema

también de tiempo. Lluvia es algo más lento,

más íntimo. Vidriera de niños, lluvia es que está lloviendo.

 

Agua, arriba y abajo, dentro, afuera,

lenta, impetuosa, terca, que prosigues

sin fin, por siempre, por sobre toda pérdida.

¿Qué sabes, agua? Por favor, no lo digas.

 

Fina García Marruz.

Poeta e investigadora cubana nacida en el año 1923. Ha recibido numerosas distinciones, entre las que destacan el Premio Nacional de Literatura de su país (1990), el Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda (2007) y el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2011). Participó en el grupo Orígenes durante los años 1944-1956. Este poema pertenece a sus “Nociones elementales y algunas elegías”, a la parte final que llama “Segundas partes…”

¿Qué sabes, agua? Los lugares comunes  se encuentran por todos lados, son fáciles de utilizar y evocan una carga completa por sí mismos, una chispa que no es nuestra: son un plagio, en primera instancia, de la naturaleza; luego, de toda la historia del arte anterior a nosotros. Sin duda son, en muchos casos, palabras con una sonoridad inmejorable, aunque generales. Quizás, en ocasiones, conviene ir un poco más allá y pensar más en lo que queremos describir: una tormenta, un chubasco, un chaparrón, un palo de agua o un aguacero. Son sutiles sus diferencias, diferencias que inclusive puede que el mismo diccionario no delimite, pero que sabemos distintas, que hemos vivido de manera diferente y que generan algo particular en nosotros y en nuestra memoria.

El poema es un soliloquio en el que se explora la diferencia en algunos de los nombres del agua. Sin duda lluvia es una palabra hermosa, un genérico evocador que permite que nuestra imaginación vuele. Ensayemos otras palabras, hablemos de lo que sabe el agua, del significado secreto, íntimo, de cada uno de sus nombres.

@SaetasdeLuis

301. Cita con mis poetas

Poema #301

Cita con mis poetas

Oblicuamente noche llegas
a sacudir la fiebre que recorre
el azulado horóscopo que anudo.
Abro las manos torpe
y cuento mis diez dedos
que como diez cuchillos afilados
apuñalan lo oscuro.
Y yo,
y tú,
nosotros y vosotros,
los que amamos la voz y la palabra
al margen del insomnio,
descifraremos el ajedrez de espejos
para después, a plena luz, reconocernos.

Luzmaría Jiménez Faro

Poeta y editora española nacida en Madrid en 1937. Es fundadora y directora de Ediciones Torremozas. Su primer poemario fue Por un cálido sendero, publicado en 1978. Le sigue una extensa obra de la que se destacan: “Sé que vivo” en 1984,  “Bolero” en 1993,”Amados ángeles” en 1997  y  “Mujer sin alcuza” en 2005. Su labor como editora ha sido reconocida con las distinciones del Ateneo Puertorriqueño de Nueva York en 1987, la Medalla de Oro de la Fundación Josefina Romo Arregui de Nueva York en 1988, y el galardón “Women in poetry” de Los Ángeles, California, en el año 2005.

El encuentro con lo oscuro. Rasgar la noche, esa noche que llega a cualquier hora, inicio del descenso circular. Encrucijada con “lo otro”, que es uno mismo y los otros, al margen del insomnio. Ser parte del juego claroscuro “para después, a plena luz, reconocernos”. Habitados de noche nos encontramos con la poesía.

@LauraAlessR

300. La cogida y la muerte

Poema #300.

La cogida y la muerte.

 

A las cinco de la tarde.

Eran las cinco en punto de la tarde.

Un niño trajo la blanca sábana

a las cinco de la tarde.

Una espuerta de cal ya prevenida

a las cinco de la tarde.

Lo demás era muerte y sólo muerte

a las cinco de la tarde.

 

El viento se llevó los algodones

a las cinco de la tarde.

Y el óxido sembró cristal y níquel

a las cinco de la tarde.

Ya luchan la paloma y el leopardo

a las cinco de la tarde.

Y un muslo con un asta desolada

a las cinco de la tarde.

Comenzaron los sones de bordón

a las cinco de la tarde.

Las campanas de arsénico y el humo

a las cinco de la tarde.

En las esquinas grupos de silencio

a las cinco de la tarde.

¡Y el toro solo corazón arriba!

a las cinco de la tarde.

Cuando el sudor de nieve fue llegando

a las cinco de la tarde

cuando la plaza se cubrió de yodo

a las cinco de la tarde,

la muerte puso huevos en la herida

a las cinco de la tarde.

A las cinco de la tarde.

A las cinco en punto de la tarde.

 

Un ataúd con ruedas es la cama

a las cinco de la tarde.

Huesos y flautas suenan en su oído

a las cinco de la tarde.

El toro ya mugía por su frente

a las cinco de la tarde.

El cuarto se irisaba de agonía

a las cinco de la tarde.

A lo lejos ya viene la gangrena

a las cinco de la tarde.

Trompa de lirio por las verdes ingles

a las cinco de la tarde.

Las heridas quemaban como soles

a las cinco de la tarde,

y el gentío rompía las ventanas

a las cinco de la tarde.

A las cinco de la tarde.

¡Ay, qué terribles cinco de la tarde!

¡Eran las cinco en todos los relojes!

¡Eran las cinco en sombra de la tarde!

 

Federico García Lorca.

Importante miembro de la Generación del 27. Poeta, prosista y dramaturgo español, nacido en Granada en 1898 y ejecutado en 1936 tras la sublevación militar de la guerra civil española, por su afinidad con el Frente Popular y por ser abiertamente homosexual. Este poema es la primera elegía de su “Llanto por Ignacio Sánchez Mejías”, torero, escritor y miembro de la Generación del 27, quien murió de gangrena a causa de una cornada en la plaza de Manzanares.

La hora sombría en la que nos enteramos de la muerte de un ser querido, la hora que se repite en todos los relojes y en todos los tiempos, que nos resuena terrible y atronadora. ¡Qué terrible la hora incierta de la muerte! La noticia que viene, que nos llega, que nos lleva. Las cuatro elegías que componen el llanto articulan su dolor ante esta situación, ante una sangre que no quiere verse, ante un cuerpo presente, ante el alma ausente. Aceptamos la impotencia ante esto -no tenemos otra opción- pues todos morimos, como también se muere el mar

@SaetasdeLuis

Ve con el viento, ahora y en todas las horas.

299. Summer Night

Poema #299

Summer Night

Hablar sin cautela,
mirar sin provocación.

De esta imagen
la futura daga,
lo que insiste y no descifra.

Jacqueline Goldberg

Nacida en Maracaibo el 24 de noviembre de 1966. Es Licenciada en Letras, narradora, ensayista, escritora testimonial, dramaturga, autora de literatura para niños y editora. Ya varios poemas de ella publicados en Trazos de la memoria.

Allá la imagen, poco a poco mostrándose, en una danza de sentidos. Nunca descifrable, siempre sugerida. Mientras se acerca, insiste y provoca, se vislumbra el padecimiento. Imagen, en ocasiones, pesadilla.

@LauraAlessR