257. Ulises a Telémaco

Poema #257

Ulises a Telémaco

Querido Telémaco,
……………………………..la Guerra de Troya
ha terminado. No recuerdo quién venció.
Los griegos, debe ser: los griegos, quién si no,
pueden dejar en tierra extraña tantos muertos…
De todos modos, el camino que me lleva al hogar
resulta que se alarga demasiado.
Como si Poseidón, mientras perdíamos el tiempo,
hubiera dilatado el espacio.
Ignoro dónde estoy y lo que veo ante mí.
Al parecer, una isla, sucia, arbustos,
casas, gruñir de cerdos, un jardín
abandonado, cierta reina, hierba y pedruscos…
Telémaco, querido, en verdad
todas las islas se parecen una a otra
cuando es tan largo el viaje: el cerebro ya
va perdiendo la cuenta de las olas,
el ojo, tiznado de tanto horizonte, echa a llorar,
la carne de las aguas obtura el oído.
No recuerdo ya cómo acabó la guerra,
ni cuántos años tienes hoy recuerdo.

Hazte hombre, Telémaco, y crece.
Sólo los dioses saben si hemos de encontrarnos.
Tampoco ahora ya no eres el chiquillo
ante el cual detuve aquellos toros.
Hoy, de no ser por Palamedes, estaría a tu lado.
Pero tal vez sea mejor así: pues sin mí
te has librado de los males de Edipo,
y en tus sueños, Telémaco, ignoras el pecado.

Joseph Brodsky

Poeta ruso nacido en San Petersburgo en 1940. De formación autodidacta. Fue influenciado por los poetas clásicos, los metafísicos ingleses y los poetas polacos modernos. En 1972 emprendió el camino al exilio, obteniendo la nacionalidad estadounidense en 1977. Sus “Poemas selectos”, que reúnen una importante colección de su poesía, se publicaron en versión inglesa en 1973, seguidos de “Partes de la oración” en 1980 e “Historia del siglo XX” en 1986. En 1987  fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura. Muere en Nueva York el 28 de enero de 1996.

Al lugar del que partiste ya no regresarás. El tiempo lo cambia y a quienes dejaste no volverás a ver. Verás, quizás, lo que serán tus seres queridos, las variaciones que en ellos harán las lunas. Eso vale el viaje, eso es preciso entregarlo, dejar atrás lo que has amado. Y verás grandes paisajes, conocerás hermosas costas y agradecerás el viaje, aún así desde la distancia añorarás. Querido Ulises, has viajado demasiado encarnando infinitas posibilidades en la literatura. Eterno viajero después de tantos años, así como Telémaco, aprendemos de ti a través de historias.

@LauraAlessR

Anuncios

Un pensamiento en “257. Ulises a Telémaco

  1. Justo hoy hablaba un poco sobre el regreso. El viaje -y la búsqueda- suelen requerir un lugar al que regresar, una persona a la que volver. Si no existe, el viaje se vuelve interminable, nunca parece concretarse y uno va perdiendo la cuenta de todo. A menos, quizás, que se consiga una nueva tierra. El regreso preciso parece ser tan importante…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s