222. Poema de amor

Poema #222.

Poema de amor.

 

Con mis ojos grandemente abiertos

la distinguí a través de un ligero velo,

el velo de la aurora.

No podía creerles a mis ojos

que fuera ella.

Y sin embargo era bien ella,

y no otra sino ella misma.

Ella que me ama tanto,

ella que yo amo mucho.

La reconocí por su esbelto talle,

esbelto a la manera del talle de una mujer-avispa.

La reconocí

por su grupa firme y redondeada en media luna.

Grupa que balancea caminando

y que balancea todo su menudo cuerpo;

la reconocí por su fina boca,

guarnecida de blancos dientes

y cerrada por dos labos sin espesor,

dos labios delgados,

teñidos de azul como un puro cielo,

dos labios que se abren

y se cierran con una cautivante gracia.

En el momento en que la complicidad de la luz,

la luz emitida por la boca amarilla del sol,

del naciente sol, allá en el horizonte oriental,

iba a permitir a mis ojos

embriagarse con sus puras formas,

como un bebé se embriaga con la leche de los senos

henchidos toda la noche,

¡la púdica!,

calificarla no puedo de otro modo,

me dijo: “Adiós”.

Se escabulló mimosa,

más graciosa que nunca.

Me dijo:

la luz del sol traiciona a los enamorados,

excúsame,

te amo.

Me abandonó en la llanura

y su ausencia incendió la llanura de tristeza.

Y mi corazón y mis entrañas cogieron fuego,

se consumían

y yo moría

viendo la silueta esbelta de mi amada

esfumarse en la llanura,

llanura inmensa que desciende

y la traga.

Ella partió como parte un espejismo.

Me dejó todo jadeante, en las cenizas,

muriendo de crueles desesperos.

No puedo dirigirle palabra dura alguna

por respeto a ella,

por respeto a la mujer.

Mi mujer, mi tía y mi hermana son mujeres.

Espero que en los próximos crepúsculos,

cuando el gran cielo esté engastado de estrellas,

centelleantes como preciosas perlas,

mi amada volverá.

Volverá a rociar mis cenizas

con una fina lluvia, hecha de sus lágrimas y de su saliva,

cuya virtud me resucitará.

 

Anónimo fulbe.

 

Los fulbe (o fula) fueron una de las etnias más importantes del occidente de África durante la época colonial, han sido protagonistas de grandes acontecimientos históricos en esa parte del continente durante los últimos cuatrocientos años. Sus mujeres son consideradas como las más hermosas de África Occidental, y se subdividen en dos grandes grupos: los nómadas, profundamente conservadores de sus costumbres y religión ancestral; y los sedentarios, bastante islamizados. Parte de su literatura, como este poema de amor, está constituida por creaciones anónimas y orales, relacionadas con su cotidianidad.

¿Cómo aman en otras culturas? ¿Sienten las mismas cosas que nosotros sentimos? ¿Qué nos lleva a sentir y relacionarnos de la manera que lo hacemos? Quizás no es usual que pensemos en estas cosas, pero al preguntárnoslas podemos comprender mejor lo que sentimos, lo que nos mueve a relacionarnos de ciertas maneras y a practicar ciertas convenciones sociales. Nuestra visión occidental del amor se debe a nuestra historia, a los cátaros y a los trovadores, a la literatura y al arte. Aquellos que no están tan vinculados con nuestra religión y nuestra historia, ¿se relacionan de forma diferente? Este amante, por ejemplo, tiene mujer, pero la poligamia es permitida en su cultura, y habla de ella con normalidad, sin sentir que la traiciona, ni actúa mal… ¿sentirán celos? ¿o no?

Me resultan asombrosas las imágenes con las que el poeta describe a la amada con la que se encuentra, con las que relata el encuentro amoroso. Me parece inevitable que nos relacionemos con lo que siente, con lo que expresa, con cuestiones en común que tenemos en la manera de sentir, no creo que podamos dudar que es un poema de amor. Me recuerda, en parte, a Los beduinos de Vicente Gerbasi, donde el poeta habla también de una historia de amor en otras tierras, con otras reglas. Como dice Gonzalo Rojas, ¿qué se ama cuando se ama?

@SaetasdeLuis

Anuncios

Un pensamiento en “222. Poema de amor

  1. Pingback: 434. [Era una vieja costumbre] | Trazos de la memoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s