204. Mutaciones

Poema #204.

Mutaciones.

 

Mi corazón diseminado en todos los puertos, con la palabra abierta en el oleaje. Me levanto y escucho voces extrañas. Tomo por confidentes a las olas, digo flores como dinamita sin contaminaciones peligrosas. Sin embargo, algo ocurre ahora y siempre.

Atento a los movimientos del sol, nunca oí los pájaros. Súbitamente desperté frente a mí. Allí se prolongaban tejidos secretos, sueños de una vida anterior. Cierta madrugada que no termina nunca y un mismo grito de la sangre.

Estoy separado de mí mismo. Señor de los árboles, el viento se inclina entre las hierbas. Soy de los últimos guerreros. Armado hasta la muerte. Vigilando un horizonte que no es más que la memoria.

Rumor de ola cerrada. Soplo de peces más antiguos que la vida. Y el oro de la luna bajo una lluvia demente.

 

César David Rincón.

Poeta, crítico, ensayista y narrador venezolano, nacido en Maracaibo en 1938, donde fallece en 1992. Publicó varios libros de poesía, algunos que quedaron inéditos y que fueron publicados por la revista “Puerta de Agua” en el año 1992 en un tomo de “Poesía completa”. Perteneció a los grupos literarios Apocalipsis y 40 grados a la sombra. Apocalipsis fue un grupo literario zuliano que existió entre 1955 y 1958, se propuso romper con la poesía zuliana del momento, representada principalmente por los continuadores del legado de Udón Pérez. Fue una generacion renovadora para las letras zulianas, y de las agrupaciones que se esforzaron por introducir el surrealismo a la poesía nacional. La revista El Salmón realizó una interesante compilación al respecto.

Mutaciones que nos llevan al Apocalipsis. Cambios constantes en lo que somos, en lo que se es. La realidad vista de otra manera, vista a través de los puertos que se repiten, de lo que vuelve a ocurrir y de lo que altera la realidad, como si las imágenes se superpusieran unas a otras y nos dieran una realidad que es muchas y ninguna, que es ahora y siempre. Los días pasan y mutan, se mantiene el rumor, siempre distinto, de las olas; se mantiene el horizonte que vigilamos, y nuestra memoria.

@SaetasdeLuis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s