200. Viento

Poema #200.

Viento.

 

Cantan las hojas,

bailan las peras en el peral;

gira la rosa,

rosa del viento, no del rosal.

 

Nubes y nubes

flotan dormidas, algas del aire;

todo el espacio

gira con ellas, fuerza de nadie.

 

Todo es espacio;

vibra la vara de la amapola

y una desnuda

vuela en el viento lomo de ola.

 

Nada soy yo,

cuerpo que flota, luz, oleaje;

todo es del viento

y el viento es aire siempre de viaje.

 

Octavio Paz.

Poeta, ensayista y diplomático mexicano (1914-1998). Premio Nobel de Literatura en 1990. Su obra abarcó géneros diversos entre los que destacan sus ensayos, textos poéticos y traducciones. Es considerado uno de los más grandes escritores del siglo XX, y en su extensa obra se aprecia un extenso y constante proceso de experimentación con la palabra.

Con la musicalidad del viento que gira y nos mueve, se construye el ritmo del poema. Es necesario exaltar al elemento que nos rige, darle su espacio, su anchura, permitirle que nos eleve. “Nada soy yo”, nada somos, parte de todo, a la vez, y “todo es del viento”, todo se hilvana gracias a él. Nos mantenemos en movimiento, cambiando, experimentando, flotando a la luz con vaivenes que nos señalan distintos caminos. La rosa de los vientos gira, la ruta cambia, todo gira con ella. Es por eso, quizás, que siempre estamos en movimiento, en constante cambio, porque “el viento es aire siempre de viaje“.

@SaetasdeLuis

Anuncios

Un pensamiento en “200. Viento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s