162. [La fuerza que por el verde tallo impulsa la flor]

Poema #162.

La fuerza que por el verde tallo impulsa la flor

impulsa mis verdes años; la que agosta la raíz del árbol

es la que me destruye.

Y yo estoy mudo para decirle a la rosa doblada

que dobla mi juventud la misma invernal fiebre.

 

La fuerza que impulsa el agua entre las rocas

impulsa mi roja sangre; la que seca las ruidosas corrientes

vuelve cera la mía.

Y yo estoy mudo para decirles con mi boca a mis venas

que la misma boca bebe en la corriente del monte.

 

La mano que arremolina el agua del estanque

remueve la arena; la que amarra el soplido del viento

detiene mi vela de sudario.

Y yo estoy mudo para decirle al verdugo

que su cuerpo vil está hecho de mi arcilla.

 

Los labios del tiempo sorben del manantial;

el amor gotea y se recoge, mas la sangre vertida

calmará sus pesares.

Y yo estoy mudo para decirle al viento de un tiempo

que el tiempo ha marcado un cielo alrededor de los astros.

 

Y yo estoy mudo para decirle a la tumba de la amada

que en mi sábana avanza encorvado el mismo gusano.

 

Dylan Thomas.

 

Poeta, narrador y dramaturgo galés (1914-1953). Muere a los 39 años en Nueva York y es considerado un importante poeta de literatura inglesa de comienzos del siglo XX. Influenciado por el surrealismo inglés, recoge influencias celtas, bíblicas, sexuales y las mezcla en una poesía especialmente preocupada por el ritmo y la musicalidad, por la palabra en sí misma y en armonía con el resto del poema.

La fuerza que nos impulsa a movernos es la misma que impulsa a la flor, al agua y al viento: la naturaleza, la energía que mantiene a los elementos y al mundo en equilibrio. Comprender esto nos ayuda a reducir la distancia inexistente entre el tallo que florece, el soplido del viento y la arena que siempre cambia. El tiempo transcurre y, con él, la naturaleza continúa en sus ciclos; y ahí estamos nosotros, tanto en nosotros mismos como en cada uno de los otros lugares posibles, porque estamos hechos de la misma energía, porque aunque no seamos capaces de decirlo a la naturaleza (“I am dumb to tell”, dice el original), somos una parte de ella -la misma parte- y, también, todo.

@SaetasdeLuis

Anuncios

Un pensamiento en “162. [La fuerza que por el verde tallo impulsa la flor]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s