126. El extranjero

Poema #126.

El extranjero.

 

-¿A quién amas tú más, hombre enigmático, dime? ¿A tu padre, a tu madre, a tu hermana, o a tu hermano?

-No tengo padre, ni madre, ni hermana, ni hermano.

-¿A tus amigos?

-Usted se sirve de una palabra cuyo significado aún me es desconocido hasta este día.

-¿A tu patria?

-Ignoro en qué latitud está situada.

-¿A la belleza?

-Yo la amaría voluntariamente, diosa e inmortal.

-¿Al oro?

-Lo odio como usted odia a Dios.

-¡Eh! ¿Qué amas entonces, extraordinario extranjero?

-Amo las nubes… las nubes que pasan… allá… ¡las maravillosas nubes!

 

Charles Baudelaire.

“Poeta maldito”, crítico de arte y traductor francés (1821-1867), importante exponente del simbolismo en Francia y lúcido escritor de su época. Este texto pertenece a sus 50 Pequeños poemas en prosa, también conocidos como El Spleen de París. La escritura de ese libro representa la ruptura definitiva de las formas poéticas clásicas, reduciendo la brecha que antes mantenía prosa y poesía separadas.

Me resulta imposible no pensar en una novela posterior que juega con la misma palabra, en francés: “L’étranger” de Albert Camus, donde el personaje de la obra es un ser al que le resultan indiferentes e incomprensibles las convenciones humanas y la vida social. El hecho de ser un extranjero, un extraño, un individuo que no se adapta a lo que está visto como normal en la sociedad, atrae la atención del sistema, que buscará la manera de eliminarlo del mismo, como si fuese un virus dentro del organismo. L’étranger resulta todo eso, una figura enigmática y extraordinaria para esta persona que le hace una serie de preguntas ante las que se le revela extraño e incomprensible, puesto que carece de las ataduras sociales que estipulan, usualmente, el contacto humano.

Qué incomprensible, enigmático y fascinante nos resulta este personaje, así como aquello que ama, y que tiene una fantástica sonoridad en francés: “J’aime les nuages… les nuages qui passent… là-bas… les merveilleux nuages!”, esas nubes que sentimos pasar, que resultan hermosas, y que definen lo más amado e importante de la existencia de este extranjero que no sabe de familia, amigos, patria ni dinero.

@SaetasdeLuis

Anuncios

3 pensamientos en “126. El extranjero

    • Me alegra, es un extraordinario poema. Igualmente te invito a que leas los demás que hemos publicado y ahondes más en los mares de la poesía. Hay muchos sobre el tema que te apasiona. Saludos, y gracias por navegar por nuestras páginas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s