93. XXVI

Poema #93

XXVI

Tú eras el huracán y yo la alta

torre que desafía su poder:

¡tenías que estrellarte o que abatirme!

¡No podía ser!

Tú eras el océano y yo la enhiesta

roca que firme aguarda su vaivén:

¡tenías que romperte o que arrancarme!

¡No podía ser!

Hermosa tú, yo altivo: acostumbrados

uno a arrollar, el otro a no ceder:

la senda estrecha, inevitable el choque…

¡No podía ser!

 

Gustavo Adolfo Bécquer

Poeta español. Nació en Sevilla el 7 de febrero de 1836. Uno de los grandes poetas románticos del siglo XIX.  A lo largo de su vida escribió: poemas, leyendas, obras de teatro y más.  Se inició en el arte pintando al lado de su padre, pero más adelante escogería la literatura. Autor de “Rimas y leyendas”, “Cartas literarias a una mujer”, entre muchas más. Fallecido en Madrid el 22 de diciembre de 1870.

Este es un juego de ola. El vaivén de golpe y el reposo en la orilla es el hilo musical del poema. Una música que acompaña  el choque,  un encuentro que es siempre contienda. Encuentro y despedida, es que tanta colisión ¡no podía ser!…

@LauraAlessR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s