84. Llama de amor viva

Poema #84.

Llama de amor viva.

 

¡O llama de amor viva

que tiernamente hieres

de mi alma en el más profundo centro!

Pues ya no eres esquiva

acaba ya si quieres,

rompe la tela de este dulce encuentro.

 

¡O cauterio suave!

¡O regalada llama!

¡O mano blanda! ¡O toque delicado,

que a vida eterna sabe

y toda deuda paga!,

matando muerte en vida la has trocado.

 

¡O lámparas de fuego

en cuyos resplandores

las profundas cavernas del sentido

que estaba obscuro y ciego,

con extraños primores

calor y luz dan junto a su querido!

 

¡Cuán manso y amoroso

recuerdas en mi seno

donde secretamente solo moras,

y en tu aspirar sabroso

de bien y gloria lleno

cuán delicadamente me enamoras!

 

San Juan de la Cruz.

 

Religioso y poeta místico del renacimiento español (1542-1591). Fue reformador de la Órden de los Carmelitas y cofundador de la Órden de los Carmelitas descalzos, junto con Santa Teresa de Jesús. Desde 1952 es considerado el santo patrono de los poetas en lengua española. Éste es considerado uno de sus tres “poemas mayores”, junto con Cántico espiritual y Noche oscura.

El poema tiene un subtítulo explicativo: “canciones del alma en la íntima comunicación de unión de amor de Dios”; se supone, pues, que los versos están dedicados a Dios, y que el éxtasis es puramente místico. La influencia bíblica (en especial del Cantar de los Cantares, altamente erótico) es notoria en San Juan de la Cruz, así como de la poesía culta y los cancioneros del Renacimiento español. Todo esto confluye en el poeta para escribir sus canciones íntimas y extáticas. El tópico de la llama del amor es recurrente, y el fuego simboliza constantemente la pasión amorosa, en este caso una pasión mística, divina.

En la tradición también existen múltiples ejemplos de unión entre la exaltación a la amada y a lo divino. Los trovadores hablaban de la amada como algo sagrado, y de lo sagrado como una amada; éste es el caso del poema de San Juan de la Cruz, que podría referirse tanto a Dios, como el poeta dice, como a una enamorada “donde secretamente mora” y “delicadamente lo enamora”. El éxtasis místico mantiene ese juego entre ambos temas, el poeta juega con eso, con el lenguaje, con el ritmo, para elaborar sus canciones.

@SaetasdeLuis

Anuncios

Un pensamiento en “84. Llama de amor viva

  1. Pingback: 332. Ruiseñores de nuevo « Trazos de la memoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s