82. Casi para un álbum

Poema #82.

Casi para un álbum.

Al escuchar un trueno, me recordarás

pensando: ella añoraba las tormentas…

En el cielo la franja será escarlata ardiente

y abrasará el corazón, como antes.

Eso ocurrirá un día en Moscú

cuando abandone la ciudad para siempre

y retorne al anhelado hogar

dejando entre ustedes sólo mi sombra.

Anna Ajmátova.

Poeta rusa (1889-1966), comenzó a escribir poesía a los 11 años; estudió latín, historia y literatura en Kiev y en San Petersburgo, formó parte del acmeísmo. Sus dos esposos murieron en las purgas soviéticas y su hijo Lev pasó bastantes años en prisión, por ser disidentes. Su obra estuvo prohibida, fue censurada y se publicó íntegra en 1990 para el lector ruso. Marina Tsvietáieva le dedicó un ciclo de poemas, en uno de los cuales la proclama proféticamente “Musa del Llanto”.

Como una pequeña postal, la escritora plasma en este poema una imagen de sí, de ese recuerdo que trasciende a la sombra que será. La memoria es, siempre, caprichosa. Ajmátova estaba consciente de lo efímera que podía ser la vida en la Rusia de su época y, sobre todo, tentándola constantemente con su disidencia, con su escritura, con palabras. Palabras, sólo palabras, que tanto han temido siempre los dictadores, por las que tanto se preocuparon los líderes rusos. Son esas palabras las que trascienden la época y preservan el sentimiento que poblaba las calles de Rusia, las que están presentes “un día en Moscú”, y que continúan transmitiendo su mensaje años después. Palabras que supieron imponerse y mantenerse más allá de cualquier régimen.

Los detalles, cuya importancia en ocasiones  cuestionamos, se suman, como las palabras, convirtiéndose en mucho más que un verso, para hablar de una persona, de un destino, de una época entera. El llanto de Ajmátova trasciende el tiempo y el espacio porque es el llanto de su generación, un llanto conciente de que ella pasará “para siempre”, de que “abrasará como antes”, y de que recordaremos, sea por un trueno, un Perro Vagabundo o un poema sin héroe. Dejó entre nosotros no sólo su sombra, sino también sus palabras.

@SaetasdeLuis

Anuncios

Un pensamiento en “82. Casi para un álbum

  1. Pingback: 99. La tierra natal « Trazos de la memoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s