8. Sobre salvajes

Poema #8.

Sobre salvajes.

Los pemones de la Gran Sabana llaman al rocío Chirïké-yeetakuú, que significa Saliva de las Estrellas; a las lágrimas Enú-parupué, que quiere decir Guarapo de los Ojos, y al corazón Yewán-enapué: Semilla del Vientre. Los waraos del delta del Orinoco dicen Mejokoki (El Sol del Pecho) para nombrar al alma. Para decir amigo dicen Ma-jokaraisa: Mi Otro Corazón. Y para decir olvidar dicen Emonikitane, que quiere decir Perdonar.


Los muy tontos no saben lo que dicen

Para decir tierra dicen madre

Para decir madre dicen ternura

Para decir ternura dicen entrega


Tienen tal confusión de sentimientos

que con toda razón

las buenas gentes que somos

les llamamos salvajes.

Gustavo Pereira.


Poeta y ensayista venezolano nacido en Margarita en 1940. Doctorado en la Universidad de París y fundador del Departamento de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de Oriente. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura en el año 2000, y hace poco ganó el premio Víctor Valera Mora. Ha escrito más de treinta libros y, cabe destacar, le debemos el hecho de que la palabra ‘cultura’ aparezca en el preámbulo de la Constitución. De algo tiene que servir eso en algún momento, ¿no? Sería bueno si se hablara más sobre la cultura y su importancia.

Gustavo Pereira ha sido un defensor incansable de los derechos indígenas, y es realmente alguien en quien uno puede percibir la pasión sincera por el tema. Tuve la oportunidad de conocerlo y de escucharlo hablar en persona sobre los pueblos indígenas y, al comenzar a contar anécdotas y hablar más sobre sus vivencias, sus ojos brillan y su tono de voz cambia. Recuerda un montón de experiencias con la cultura indígena. Detalles maravillosos como los que deja plasmados en este poema, en el que vemos cómo el lenguaje es capaz de diferenciar enormemente nuestra manera de ver el mundo. La perspectiva indígena es naturalmente metafórica, mucho más esencial, conectada con la naturaleza. La cultura de una sociedad se enriquece con el conocimiento de otras culturas y el contacto e intercambio con las mismas; destruir y absorber no es tan enriquecedor como convivir, aprender de las otras culturas, como lo son las muchas culturas indígenas que tenemos dentro de nuestro territorio.

Comprender modos de vida y no juzgar. Es hermoso lo que muestra el poema, lo que dicen las lenguas indígenas sobre emociones que nosotros, también, sentimos, y la manera en la que lo hacen. Es hermoso notar que las palabras pueden disminuir el puente que las separa de las emociones, de la realidad, y de las cosas, y que hay palabras que pueden ser, en sí mismas, poesía. Si no juzgamos a otros como “salvajes” o “desiguales” por no compartir nuestros puntos de vista y aprendemos de ellos, nos abrimos a una nueva perspectiva, a una nueva posibilidad, y crecemos. Tanto los lenguajes como las culturas indígenas son realmente apasionantes, y hay mucho que podríamos (re)aprender de ellos.

Les dejo una carta del jefe Sioux de Seattle al presidente de los Estados Unidos en la época, una carta que Gustavo Pereira suele recomendar cuando habla del tema: http://www.ciudadseva.com/textos/otros/seattle.htm

@SaetasdeLuis

Anuncios

3 pensamientos en “8. Sobre salvajes

    • Totalmente de acuerdo. Me parece extraordinaria la manera en la que se conectan con el lenguaje y la vida, de formas tan diferentes a las nuestras.

  1. Pingback: 124. Cuando se dice la palabra amigo « Trazos de la memoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s