3. Ítaca

Poema #3

Ítaca

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.

Constantino Cavafis

Constantino Cavafis, poeta griego nacido en Alejandría (Egipto) vivió entre 1863 y 1933, es considerado una figura representativa de la poesía moderna. Entre sus poemas destacan: La ciudad, El dios abandona a Antonio, Ítaca, entre otros. Es un poeta de la vejez, como dijera él mismo en 1929, señalando que es necesario el paso del tiempo para que los acontecimientos sean inspiración al ser evocados.

El destino de los eternos viajeros… Ítaca es el pueblo de Ulises, al cual retorna luego de la guerra de Troya, según Homero en La Odisea. El retorno de Ulises es complejo y lleno de travesías. Cavafis hace en este poema la evocación de ese viaje, pero no acercándolo a lo difícil y triste que fue para Ulises, sino como la posibilidad de vivir, como la celebración del recorrido: “Pide que el camino sea largo. / Que muchas sean las mañanas de verano / en que llegues -¡con qué placer y alegría!- / a puertos nunca vistos antes.”. Es sentir como Ítaca se estaciona en alma para “tenerla siempre en mente”, ella es el motivo, el lugar al cual es necesario llegar, donde te esperan, pero como dice el poema, lleno ahora de nuevas experiencias, sabio.

Ítaca brinda esta oportunidad al viajero, le da la razón para la travesía. Pero recuerda: disfruta del viaje, porque será la historia que recitarás para ser recordado.

¿Qué significa Ítaca? Emprende el viaje…

@LauraAlessR

Anuncios

5 pensamientos en “3. Ítaca

  1. Pingback: 10. Manteniendo la integridad de las cosas « Trazos de la memoria

  2. Pingback: 40. La ciudad « Trazos de la memoria

  3. Pingback: 54. Velas « Trazos de la memoria

  4. Pingback: 200. Viento « Trazos de la memoria

  5. Pingback: 382. Peregrino « Trazos de la memoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s