572. Del sentido

Poema #572.

Del sentido.

 

Muslo lo que toco, muslo

y pétalo de mujer el día, muslo

lo blanco de lo traslúcido, U

y más U, y más y más U lo último

debajo de lo último, labio

el muslo en su latido

nupcial, y ojo

el muslo de verlo todo, y Hado,

sobre todo Hado de nacer, piedra

de no morir, muslo:

leopardo tembloroso.

 

Gonzalo Rojas.

Nació y murió en Chile (1917-2011), aunque viajó como diplomático, profesor y poeta por varios países. Entre ellos, dio clases en la Universidad Simón Bolívar, de Caracas, en varias universidades chilenas y extranjeras. Fue diplomático en China y Cuba. Obtuvo importantes premios literarios como el Cervantes (2003) y el José Hernández (1998).

En todos los sentidos nos quedamos con lo que prevalece: el temblor. Temblor sentido y sobrenatural, encuentro que quiebra todos los paradigmas, y el muslo de verlo todo. Sentir, sentir y vibrar en el encuentro.

@SaetasdeLuis

556. Inventario

Poema #556.

Inventario.

 

De qué sedas están hechos tus dedos,

de qué marfil tus muslos lisos,

de qué alturas llegó a tu andar

la gracia de gamuza con que pisas.

 

De qué moras maduras se extrajo

el sabor acidulado de tu seno,

de qué Indias el bambú de tu cintura.

el oro de tus ojos, de dónde vino.

 

A qué mecer de ola vas a buscar

la línea serpentina de tus caderas,

de dónde nace la frescura de esa fuente

que sale de tu boca cuando ríes.

 

De qué bosques marinos se soltó

la hoja de coral de tus puertas,

qué perfume te anuncia cuando vienes

a rodearme de deseo las horas muertas.

 

José Saramago.

Poeta, novelista, periodista y dramaturgo portugués. Nació en Portugal en el año 1922 y falleció en Lanzarote, España, en el año 2010. Entre otros premios y doctorados honoris causa, en el año 1998 se le otorgó el premio Nobel de literatura por “volver comprensiva una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía”. Publicó novelas como “Ensayo sobre la ceguera” y “El evangelio según Jesucristo”. Toda su obra invita a plantearse la realidad desde diferentes perspectivas.

Hacer un inventario de la vida, de lo percibido y lo imaginado, de lo perceptible y lo imaginario. La realidad, esa sustancia intangible en la que existimos y navegamos, nos puede cegar o abrir los ojos, nos puede hacer ver cuestiones tan diferentes. ¿De qué está hecha? Las respuestas son un abanico de peces que se difuminan ante cualquier acercamiento.

@SaetasdeLuis

528. Venid

Poema #528.

Venid.

 

Venid y conversemos,

quien habla no está muerto,

mas se agitan ya llamas

junto a nuestra penuria.

 

Venid, “azul” digamos;

venid, digamos “rojo”,

oímos, escuchamos, miramos,

quien habla no está muerto.

 

Tú solo en tu desierto,

en el espanto de tu Gobi -

te vuelves solitario, sin un busto,

sin nadie a quien hablar y sin mujeres,

 

y cerca del rompiente

tú conoces la barca,

débil y vacilante; -

venid, moved los labios,

quien habla no está muerto.

 

Gottfried Benn.

Poeta y ensayista alemán (1886-1956). Tomó cursos de filosofía, poesía y metodología literaria, estudió medicina en la Universidad de Marburg y se alistó como médico militar durante la primera guerra mundial. En la década de los años cuarenta, decepcionado por el movimiento nazi y marginado por el círculo literario de su país, se refugió en sus escritos, produciendo una parte considerable de su obra.

Hablar, soñar, pensar, mantenernos en movimiento. Buscar señales que nos recuerden que no estamos muertos. La vida, a veces, se asemeja al sueño, se vuelve confusa e incierta, y necesitamos señales que nos recuerden con vivacidad que estamos aquí, que nos relacionamos, que sangramos y fluimos.

@SaetasdeLuis

495. Las tres palabras más extrañas

Poema #495

Las tres palabras más extrañas

Cuando pronuncio la palabra Futuro,
la primera sílaba pertenece ya al pasado.
Cuando pronuncio la palabra Silencio,
lo destruyo.
Cuando pronuncio la palabra Nada,
creo algo que no cabe en ninguna no-existencia.

Wislawa Szymborska

 

Poeta, ensayista y traductora polaca, nacida en 1923. Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1996 y recibió muchos otros premios significativos que reconocen su habilidad y minucioso trabajo de la poesía. Traductora de obras literarias del francés, perteneció a la Unión de Escritores y la Asociación de Escritores. Falleció el 1 de febrero de 2012.

Entre palabra y palabra, los poetas, introducen con escrupuloso cuidado (o con afortunado descuido) el sentimiento efímero, el germen de un universo imaginado.  Si existen o si son verdad, esos breves espacios creados, dependerá del lector.

@LauraAlessR

442. Trazos III

Poema #442.

Trazos.

 

III.

Blanco

en cada pliegue

en cada minúscula

hendidura

 

Ana María del Re.

Repetimos a la autora, en una continuidad de trazos, así que ya lo saben: poeta, traductora y profesora venezolana. Licenciada en Letras y en Francés Superior por la Universidad Central de Venezuela. Realizó una maestría en Literatura hispanoamericana en la Universidad Simón Bolívar, donde fue docente desde 1975 hasta el 2000. Realizó un doctorado en Literatura por la Universidad de La Sorbona (París).

Antonio Gamoneda insiste con mucha frecuencia en que la poesía es “lo que ocurre entre una inexistencia y otra inexistencia”, esa brecha que abrimos, ese espacio entre silencios, entre blancos. Estos trazos abren ese espacio, conscientes de que vuelve, de que existen entre las hendiduras y los resquicios del silencio, de la inexistencia, de la blancura de fondo sobre la que trazamos con forma de palabras una chispa de existencia. Efímero ejercicio.

@SaetasdeLuis

422. Verano 1966

Poema #422.

Verano 1966.

 

Cuando me extiendo junto al mar,

existe el agua y su palpitación

y un cielo azul cuya profundidad

es demasiado grande para mí.

 

Sentir el mar, su lentitud viviente,

es la magnificencia y el olvido,

pero sentir la vida de los camaradas

en ser el camarada de uno mismo.

 

El cielo inmóvil tiene su razón, lo sé,

pero la razón que hay en nosotros

existirá aún cuando este cielo

hay sido borrado por el viento y el frío.

 

Antonio Gamoneda.

 

Poeta español nacido en Oviedo, en 1931. Es Doctor Honoris Causa por la Universidad de León, ciudad donde reside desde hace más de tres años. Obtuvo el Premio Nacional de Poesía en 1988; el Premio Europa 1993; y el Premio Cervantes, en 2006. Formó parte de la resistencia intelectual al franquismo. Su obra ha sido reconocida tardíamente como una de las voces importantes de la poesía española actual.

Soberbia es pensar que las razones contenidas en nosotros perdurarán luego de que el cielo se borre. Ese cielo, sin embargo, el de ese verano del ’66, se borra pronto, con el cambio de las estaciones; y continúa la razón de los camaradas, la lucha ante injusticias y durezas. Las estaciones cambian con vertiginosa velocidad, y uno aprende con ellas a escuchar sus ritmos, a seguirlos, a adaptarse a ellos. Todo aquel que ha escuchado hablar a Gamoneda por un rato, sabe ya que él insiste en decir que un poema es, para él, lo que ocurre entre una inexistencia y otra inexistencia. El poema “abre” allí un espacio, y se instaura, nada más que un instante, un trazo de la memoria.

@SaetasdeLuis

391. Maitines

Poema #391

Maitines

Perdóname si digo que te amo: a los poderosos
se les engaña siempre, los débiles
son siempre manejados por el miedo. No puedo amar
lo que no puedo concebir, y tú no revelas
virtualmente nada: ¿acaso te asemejas al espino,
siempre la misma cosa en el mismo lugar,
o a la dedalera inconsistente, que brota primero
como espiga rosada en la ladera, junto a las margaritas,
y al año siguiente es púrpura en el rosedal? Ya ves
lo inútil que es este silencio que promueve en nosotros la creencia
en que tú puedes ser todas las cosas, la dedalera y el espino, la vulnerable
rosa, la terca margarita; nada nos queda sino pensar
que no podrías existir. ¿Es eso lo que quieres
que pensemos? , ¿Lo que explica el silencio esta mañana,
los grillos cuyas alas no se frotan, los gatos
que en el patio no pelean?

Louise Glück

Poeta norteamericana nacida en Nueva York en 1943. Es una de las figuras relevantes de la poesía contemporánea norteamericana. Ha recibido varios premios entre los cuales destacan el Premio Pulitzer de poesía en 1993 por su poemario “The Wild Iris” (El Iris Salvaje) y el Premio de la Academia Americana de Poetas por Firstborn, entre otros. Fue la duodécima poeta laureada (2003-2004) por la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

Este silencio que únicamente explica que no podrías existir. El pensamiento hace desaparecer lo tangible y crea cosas inexistentes. “Perdóname si digo que te amo…”

@LauraAlessR

318. Market place

Poema #318.

Market Place.

 

Cirios inmensos para siempre encendidos,

surtidores de piedra, torres de esta ciudad

en la que, para siempre, estoy de paso

como la muerte misma: poeta y extranjero;

maravilloso barco de piedra en que atalayan

los reyes y las gárgolas mi oscura inexistencia.

Los viejos tejedores de Europa todos juntos

beben, cantan y bailan sólo para sí mismos.

La noche, únicamente, no cambia de lugar,

en el barco lo saben los vigías nocturnos

de rostros mutilados. Ni aun la piedra escapa

—igual en todas partes— al paso de la noche.

 

Enrique Lihn.

Poeta, ensayista, narrador, dramaturgo, crítico literario, ilustrador y locutor nacido en Chile en el año 1929. Falleció en 1988 y aunque publicó más de 36 libros a lo largo de su vida, nunca fue leído masivamente en su país natal. Vivió un tiempo en París, Cuba y Estados Unidos, y recibió premios como el “Casa de las Americas” de Cuba en 1966.

Sentirse siempre de paso, siempre extranjero. Estoy de paso, sí, ¿quién no lo está? y antiguas piedras y lugares ancestrales insisten en recordar lo efímero de nuestra (in)existencia. La noche nos hace sentir a algunos, al caminarla, como al flâneur -que siente todo lugar que recorre como propio, siempre cómodo. Siempre de paso, siempre poeta y extranjero, inexistente, oscuro, parte de la noche, que se siente como estar en casa, igual en todas partes.

@SaetasdeLuis

262. XIII [Leve, leve, muy leve,]

Poema 262.

XIII.

 

Leve, leve, muy leve,

un viento muy leve pasa,

y se va, siempre muy leve.

Y no sé lo que pienso

ni procuro saberlo.

 

Alberto Caeiro.

 

Heterónimo de Fernando Pessoa. Es considerado el “Maestro” por todos los del “grupo” de heterónimos, incluyendo al mismo Pessoa. Fue un personaje campesino, que recibió sólo la educación primaria, que creía en la naturaleza y en la ausencia de toda filosofía. No escribió prosa porque alegaba que sólo a través de la poesía podía dar cuenta de la realidad.

Dejar de pensar, dejar de saber, sólo dedicarnos a sentir y percibir todos los detalles de la vida, lo que pasa, lo que existe. Nada más.

@SaetasdeLuis

65. El santuario de la cumbre

Poema #65

El santuario de la cumbre

La cumbre, el monasterio.

Ya es de noche. Alzo la mano

y toco a las estrellas.

Hablo en voz baja: temo

que se despierte el cielo.

Li Po

Poeta chino (701-762). Ya mencionado anteriormente su poema: “Zazen en la montaña Ching –Ying”.  Es reconocido como uno de los grandes poetas chinos y  fue un maestro en el arte de la espada.  Un hombre errante que estudió el taoísmo. Él y cinco compañeros eran los “Seis bohemios del río de bambúes”, por llevar a vida de los iniciados taoístas.  También fue maestro de los dos tipos de poesía de su época.

Y me retiro, me alejo del ruido apabullante del mundo: los trabajos, el transporte, las llegadas tarde, el niño malcriado, las angustias de las deudas. Distanciado de todo aquello que desde adentro desbarata la simple existencia. Un lugar donde reposar, allí me detengo y miro, y escucho… nada. A esa distancia más de uno se pregunta dónde perdió el alma. Así, como cerca del cielo, de la inmensidad, de la simple existencia de la naturaleza. Y siento como se desacelera el pulso, aquí desde lo alto pido permiso, espero no molestar a todas esas grandes cosas que me enseñan sobre la sencilla y delicada manera de vivir. Aquí “hablo en voz baja: temo / que se despierte el cielo.”

@LauraAlessR